26 de enero de 2010

Cómo iluminar tus salidas nocturnas

publicado por Oscar Fafián a las 21:40
Aunque nunca lo he explicado en este blog, suelo hacer salidas nocturnas en bicicleta. El motivo no es que me haya entrado una afición repentina por la astronomía o la observación de aves rapaces nocturnas. Por semana salgo en bici a oscuras porque los únicos huecos que encuentro para rodar un rato en la bici, en mis apretadas agendas (laboral y personal) son antes de ir al trabajo (sobre las 7:00 am) o después de acostar a los enanos (sobre las 22:00 pm).

Phillips CDM-R 70W

Por aportar más datos a la historia, el 99% de mis salidas nocturnas han recorrido rutas urbanas por A Coruña. Es decir, de salir al monte por la noche, poca cosa. De todas maneras, intentaré aportar un par de granitos de arena a un tema que creo es interesante, al que no le solemos dar mucha importancia y que, generalmente, no viene resuelto de serie por los fabricantes: la iluminación en la bici. Por cierto, mi Orbea Mungía sí que traía de serie el tema resuelto.



¿Para qué llevar unas buenas luces? El primer objetivo de llevar una buena iluminación en la bici es que el resto de vehículos y personas que comparten contigo la vía por la que te desplazas te vean. El segundo objetivo, casi tan importante como el primero (y en el caso de una ruta por el medio del monte, diría que más importante), es que tú mismo veas por dónde vas.

1º grano de arena: que te vean

Para el primer objetivo, creo que cuanto más llamativo y hortera sea lo que uses, casi mejor. Recuerda que lo que quieres es que se te vea, llamar la atención, que se fijen en ti, que se den cuenta que estás por ahí. No es el momento de pensar en cumplir ninguna de las normas de estilo del KoS. ¿KoS? ¿Pero eso qué es? Lo explico rapidito y vuelta a las luces para que te vean.

Hace casi un año que sigo el blog de un corredor profesional del Cervelo Test Team, Ted King (no confundir con Ted King el actor). Para mi es uno de los mejores blogs de ciclistas profesionales, sobre todo porque habla muy poco de ciclismo profesional. Además, es fan de los Red Sox. En noviembre del año pasado publicó un post muy divertido en el que se proclamaba a si mismo Rey del Estilo (King of Style - KoS), y daba cinco grandes lecciones sobre como ir vestido con estilo en la bici. Por cierto, creo que yo sólo cumplo una, la de llevar casco:

estilo según Ted King

estilo según miorbea.com

Pues si, para el tema de la "luz para que te vean" podemos pasar de tener estilo, ya que como dice el propio KoS en este post, "hay ciertos escenarios en los que todas las reglas de estilo deben ser arrojadas por la ventana en  beneficio de la supervivencia (there are certain scenarios in which all rules of style are thrown out the window for the sake of survival)".

Bicygnals indicators

En el top del "que me vean bien aunque sea un cantazo" se encuentran los Bicygnals indicators (explicación en castellano) que, por unos 58€ además de alumbrar un montón, tienen intermitentes para que indiques tus giros.


Down Low Glow

Pero si lo que realmente te va es el rollo "A todo gas" o las chopper, lo tuyo son los Down Low Glow. Unos focos como de neón para colocar en "los bajos" de tu bici. Son recargables, cuestan unos 90€ ($130) y, según el fabricante, proporcionan una "seguridad molona" (cool safety). Para gustos, colores (azul, verde, rojo....).


Monkey Electric Lights

Para completar el kit, en lugar de esos sosos reflectantes naranjas entre los radios (por cierto, obligatorios según el código de circulación), resultan mucho más vistosos estos de Monkey Electric, que con 32 leds de colores diferentes, completamente programables, pueden decorar tus ruedas y hacerlas absolutamente visibles. El defecto: sólo funcionan con pilas AA.


El Láser

Y como colofón, lo más importante, lo que todo ciclista debería tener pero que todavía no se puede comprar en ningún sitio: "El Láser". Para explicarlo, se trata de un invento de un tal Leonardo Manavella que consiste en una especie de tubo con bocinas y un sensor de proximidad,  lo pegas a la bici y, cuando estás en marcha, dibuja una luz verde a tu alrededor "marcando tu territorio". Cuando un coche se acerca demasiado, el color de la luz cambia a rojo y se ponen a sonar las bocinas, supongo que para avisar al conductor del coche (anda que a las 7:00 am, les va a hacer una gracia a mis vecinos lo de las bocinas...) Por desgracia sólo es una idea descabellada, pero seguro que a alguno se le ocurre cómo fabricárselo.


Mi experiencia

Inventos aparte, yo, generalmente, con el objetivo "que me vean", llevo doble iluminación. Primero la de tracción animal que me venía de serie: una dinamo Shimano incorporada en el buje delantero, faro delantero DLUMOTEC oval senso  (se enciende solo cuando baja la iluminación) y faro trasero DTOPLIGHT XS plus. Como curiosidad, la dinamo en el buje es un invento MUY viejo, data de 1870. De hecho, las primeras dinamos iban incoporadas en el buje, pero como resultaban muy caras se decidió empezar a hacer las que le vienen a la mente a todo el mundo cuando hablas de dinamo en una bici.

dinamos "de las que rozan"


La segunda tanda de iluminación, la de pilas, la llevo por un motivo: cuando "el animal" se para, las luces de tracción animal se apagan. Por ello, llevo una luz trasera B'twin Diodo AR de tres leds, siempre en formato "parpadeo"; y una luz delantera Trelock LS 200 de tres leds, también en parpadeo.  Con esto, reflectantes de las ruedas y chaleco reflectante, se me ve bastante bien.

2º grano de arena: que tú veas por donde vas

En mi caso, la iluminación que llevo para que me vean también me vale para ver. En las salidas nocturnas por Coruña los únicos sitios oscuros por los que voy son el dique de abrigo y las pistas de la zona de la Torre de Hércules. Con el foco que me venía de serie en la bici tengo suficiente, aunque agraderecía algo un poco más salvaje para asustar a los gatos vacilones del dique, que parece que juegan a "apartarse en el último momento" conmigo (como hace este bestia con un tren).

Para el 1% de veces que he salido por el monte, lo mismo, salvo que el foco delantero a pilas (el Trelock LS 200) lo coloco en el casco con luz continua (no parpadeo). De esa manera, el foco de la bici me vale para ver el camino y el del casco para "apuntar" una luz hacia donde quiero mirar. Con eso, para mi, es suficiente, pero tampoco lo considero una maravilla (sobre todo cuesta arriba, que al ir despacio la dinamo no da para mucho).

Para los que queráis salir por el monte en serio, he estado buscando explicaciones de gente que ha estado investigando el tema:


Y para terminar...

Se ve que hay un señor en Portland, Oregón, que lee mis post antes de que los publique. Un crack. Un maestro de la iluminación en bicicleta...






Por cierto, me imagino el susto que les podría dar a algunas de las aves rapaces nocturnas que me suelo encontrar los viernes por la mañana (a la salida de una conocida discoteca de la playa), si alguna vez me da por comprarme un kit completo: seguro que piensan que han estado a la caza demasiado tiempo dentro del local y ya ha empezado la Cabalgata de Reyes...

blog comments powered by Disqus
Related Posts with Thumbnails

han comentado

Powered by Disqus

archivo del blog

(cc) 2008-2015 miorbea.com

Creative Commons License
Todo lo aquí publicado, salvo notificación expresa pertenece a miorbea.com y se licencia como Creative Commons Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 2.5 España License.

Thumbnails powered by Thumbshots

El avatar de los comentarios de Disqus es de Bruno Maia, IconTexto - http://www.icontexto.com publicado con licencia creative commons para uso no comercial.