12 de octubre de 2013

El dopaje no tiene solución: una explicación matemática

publicado por Oscar Fafián a las 0:01
Hace algún tiempo vi varios documentales de la BBC en los que explicaban la evolución del cerebro humano en la infancia y las capacidades que los niños adquieren en cada paso de esa evolución.

En uno de esos documentales, enseñaban como metían a un niño de 3 años en una sala, lo ponían espaldas a "una sorpresa" (plato lleno de donuts) y le decían que se iba a quedar solo pero que no podía mirar hacia atrás, que si miraba hacia atrás se quedaría sin la sorpresa. Obviamente, el niño miraba hacia atrás, pues esperaban el tiempo necesario para que así fuese. Una vez que el niño se daba la vuelta para ver en qué consistía la sorpresa, la persona que había salido de la sala volvía y le preguntaba al niño si había mirado... Y el niño lo negaba. Y así varios niños, uno tras otro. Muchos incluso lo negaban con verdadera vehemencia.

La mascota mejor escogida de la historia de las mascotas, desbancando al archiconocido Mexi-Llón

Conclusión: a la tierna edad de 3 años, los niños aprenden a mentir. Básicamente sus cerebros han aprendido a hacer un cálculo muy rápido:

¿Cuál es el premio? Acabar con esa curiosidad que me está matando.
¿Cuál es la probabilidad de que me cacen? Cero, en la sala no hay nadie (los niños no han visto suficientes películas policíacas o de espías como para saber que hay espejos que no son tales).

en esta hay uno de esos espejos

¿Cuál es el castigo? Quedarme sin la sorpresa.

Si el niño decide que el premio es mucho mayor que el castigo, teniendo en cuenta la probabilidad de que le descubran, mentirá. Si cree lo contrario no lo hará. Y esto lo aprendemos cerca de los 3 años y lo aplicamos toda la vida.


Es decir, el impulso de una persona a hacer trampas es directamente proporcional al premio e inversamente proporcional al castigo, ponderado por la probabilidad percibida de ser cazado.

 I = F(premio) / F(castigo, Pcazado)

De todas maneras, no todos nos comportamos igual ante el mismo premio, el mismo castigo y la misma probabilidad. Por eso hay gente que trafica con drogas y otros no. Es decir, existe un factor personal. Este factor será cero en los virtuosos y tenderá a infinito en los absolutamente corruptos.

I = K* F(premio) / F(castigo, Pcazado)

virtuosamente dopado

Además, ocurre una cosa bastante curiosa y es que la influencia de la probabilidad percibida de que se aplique el castigo es mayor que la del valor del castigo. Os voy a poner un ejemplo: hasta no hace mucho, en España ibas a 120 km/h por la autopista y eras de los lentos. En un trayecto de 30 km adelantabas a 10 coches y te adelantaban 50. En la actualidad vas a 120 km/h y eres de los rápidos, te adelantan 5 coches y adelantas a 55. ¿El motivo? Ahora si vas rápido puedes perder puntos, dinero y/o la vida. Antes sólo perdías dinero y/o la vida. ¿Qué ha cambiado? La probabilidad percibida de perder puntos es muy alta, muy superior a la de perder la vida.

Así, el impulso a hacer trampas será:

I = K * premio / (castigo * Pcazado ^3)

Si cogemos el caso del dopaje y tomamos como ejemplo la ÉPOca dorada de los felices 90, la probabilidad de ser pillado era ínfima y resulta bastante obvio que los impulsos eran altos. Y las trampas muchas.



Y desde entonces se ha trabajado sobre todo en una variable: el castigo. Y yo siempre he sido de los que he defendido el endurecimiento en las sanciones:

- Sanciones de por vida
- Devolver lo ganado
- Inhabilitación para volver a relacionarse con ningún deporte
- Sanción para los equipos en los que haya deportistas con positivos
....

Pero ahora tengo claro que esa variable es la menos importante. Es como lo del ejemplo de los coches, podemos perder la vida y vamos como locos, nos ponen un puntos estúpidos y vamos despacio. Y todo porque creemos que es muy probable perder puntos...

¿Entonces el dopaje no tiene solución? En deporte profesional no. La única solución pasa por aumentar la probabilidad de ser pillado, con más controles y mejores técnicas de detección;  y para eso habría que dedicar mucho, muchísimo dinero, dinero del que no disponen ninguna de las organizaciones encargadas de luchar contra el dopaje. Y del que no van a disponer.


blog comments powered by Disqus
Related Posts with Thumbnails

han comentado

Powered by Disqus

archivo del blog

(cc) 2008-2015 miorbea.com

Creative Commons License
Todo lo aquí publicado, salvo notificación expresa pertenece a miorbea.com y se licencia como Creative Commons Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 2.5 España License.

Thumbnails powered by Thumbshots

El avatar de los comentarios de Disqus es de Bruno Maia, IconTexto - http://www.icontexto.com publicado con licencia creative commons para uso no comercial.