14 de septiembre de 2012

Mecánica muy simple: Cambiar las pastillas de freno

publicado por Oscar Fafián a las 23:54
El cambio de las pastillas de freno es una de esas cosas que parecen complicadas pero que son muy sencillas. Si ya has leído alguno de mis artículos de mecánica para torpes como yo, sabrás que no tengo ni idea de mecánica y este artículo puede estar poblado de errores de bulto. Si descubres alguno, por favor, avísame para subsanarlo.


Si lo que te ocurre es que tu freno roza un poco, pero las pastillas no están gastadas, puede ser que ajustándolo lo arregles. Aquí explico como. Si tienes que ajustar los frenos cada poco, aunque no hayas sacado la rueda, es muy probable que las pastillas estén gastadas. Ten en cuenta que no hay que esperar a que estén completamente gastadas para cambiarlas, pues podrías llegar a estropear el disco o, lo que es peor, quedarte sin frenos en ruta.

Si tienes dudas, vete a un taller, es mejor no jugársela con los frenos.


Material necesario

Pastillas nuevas

Escoger las pastillas es una de esas cosas que parecen una tontería, pero que tienen su complicación. De hecho, es casi más complejo que el propio proceso de cambio. Básicamente existen 2 tipos de pastillas en el mercado: orgánicas (también se conocen como de resina) y sintéticas (también conocidas como metálicas). Hay un tercer tipo, las semisintéticas, que tienen unas características intermedias entre los dos tipos anteriores.

Lo primero que debes saber sobre el tipo de pastillas es que ninguna es perfecta. Lo segundo es que hay fanáticos de cada una de las dos opciones. Unos te dirán que lo mejor son las sintéticas y que las orgánicas son una porquería, otros que las de resina son lo mejor y que las metálicas son lamentables. Yo, como soy gallego, te digo que depende (también te digo que he liado los nombres un poco a propósito, para que veas que se pueden llamar de dos maneras distintas)

Características de las pastillas orgánicas o de resina
  • Tienen mejor mordida inicial - son las mejores para frenadas bruscas
  • Se gastan más rápido - duran menos que las sintéticas
  • Desgastan menos el disco - son menos abrasivas
  • Transmiten más calor al disco - en bajadas largas van perdiendo efectividad
  • Transmiten menos calor al líquido de frenos - es muy difícil que se produzcan burbujas y el consiguiente "hundido de manetas"
  • Van peor en agua
  • Son más baratas
  • Hacen poco ruido 
Pastillas orgánicas para frenos Hope Mono Mini

Características de las pastillas sintéticas o metálicas
  • Tienen menos mordida inicial - son peores en las frenadas bruscas
  • Se desgastan más despacio - duran más que las orgánicas
  • Desgastan más el disco - son abrasivas
  • Se calientan más que las orgánicas y transmiten el calor al líquido de frenos - pueden producir pérdidas de frenado por poner el líquido a hervir 
  • Calientan menos el disco - pierden menos efectividad que las orgánicas
  • Van mejor en agua
  • Son más caras
  • Hacen más ruido. Son más cantarinas.
Pastillas sintéticas para frenos Shimano XTR / SLX / Saint

Lo que se suele decir es que para tiempo seco y pistas rápidas lo mejor son las orgánicas, mientras que las sintéticas son una mejor opción para tiempo húmedo, zonas embarradas y bajadas complicadas. Pero cada uno debe descubrir qué estilo prefiere.

Importante: la forma de la pastilla depende del sistema de frenado que tengas. Cada pinza de freno usa su propio tipo de pastillas. Total, que debes localizar las pastillas adecuadas a tu pinza. Lo mejor es que las compres en tu tienda habitual o donde hayas comprado la bici, pues allí te indicarán cuáles son las adecuadas para tu modelo. Además, deberás decidir si quieres poner unas orgánicas o sintéticas.

Unos alicates





Un destornillador (mejor plano, pero puede ser de estrella)


foto de -po


El proceso

1. Terminada la parte difícil, ahora viene lo sencillo. Saca la rueda correspondienet al freno al que le vas a cambiar la pastilla. Si no sabes como sacar la rueda, es mejor que vayas directamente al taller.



En cuanto saques la rueda, si no tienes un caballete, lo mejor es que pongas la bici boca arriba, aunque complica un poco el tema evita que rompas algo.

2. Con los alicates, en la pinza, "abre" (alisa) el final del  pasador de metal que evita que las pastillas se salgan, para poder sacar las pastilla viejas.



3. Saca el pasador y guárdalo (salvo que las pastillas nuevas vengan con uno de respuesto)



4. Empujando las pastillas viejas saldrán por la parte inferior de la pinza. Puedes usar el destornillador para ayudarte en esta parte.



5. Es muy probable que los émbolos que empujan las pastillas estén demasiado salidos, por lo que será necesario que los metas un poco para dentro o no te entrarán las pastillas nuevas. Usa el destornillador para empujar los émbolos.



6. Mete las pastillas nuevas en la pinza. Fíjate bien que vayan en la posición correcta. Debes hacer coincidir el agujerito para meter el pasador.



7. Introduce el pasador.



8. Con los alicantes, "cierra" (dobla) el final del pasador de metal para evitar que las pastillas se caigan.



9. Ahora tienes que "bombear" con las manetas de freno. Ojo, poquito a poquito, apretando cada vez más fuerte, hasta que notes que están suficientemente duros.



NOTA: La primera noche, estaría muy bien que dejases las manetas "pisadas" a fondo (amarradas con una goma o algo así). A la mañana siguiente el tacto del freno será mejor.

10. Has terminado. Vuelve a poner la rueda en su sitio y, si fuese necesario, ajusta el freno para que no roce (si no sabes como hacerlo puedes leer esta explicación)


blog comments powered by Disqus
Related Posts with Thumbnails

han comentado

Powered by Disqus

autor del blog

(cc) 2008-2015 miorbea.com

Creative Commons License
Todo lo aquí publicado, salvo notificación expresa pertenece a miorbea.com y se licencia como Creative Commons Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 2.5 España License.

Thumbnails powered by Thumbshots

El avatar de los comentarios de Disqus es de Bruno Maia, IconTexto - http://www.icontexto.com publicado con licencia creative commons para uso no comercial.